Quinta Carmelita

En el día de ayer la casa hogar Quinta Carmelita nos abrió sus puertas para que pudiésemos admirar y ayudar en la hermosa labor que realizan. Esta fundación les da un hogar con amor a niños y niñas que por alguna razón carecen del cuidado de sus padres.

Es admirable la dedicación, entrega y  cariño que ponen tanto la directora del centro, como las yayas (así llaman los niños a las cuidadoras) en el cuidado de estos niños hasta que puedan volver a sus familias o ser adoptados.

Fue también genial contar con la ayuda de los chicos de CODAF, no solo porque nos encantó, sino también porque pienso que este tipo de actividades les da la oportunidad de descubrir una manera de sentirse útiles lo cual sin duda ayuda a elevar su autoestima. La directora del centro nos comentó que hay jóvenes que dedican un año de su vida a ayudar en este centro y uno de los estudiantes de CODAF me dijo que a él le gustaría hacerlo, además, por comentarios que han puesto en las redes sociales, sé que para muchos de ellos fue una experiencia muy enriquecedora.

Por todo esto me siento doblemente satisfecha.

Deja un comentario