Toma de contacto con los meninos

Después de varias horas de viaje (+24h en alguno de los casos), finalmente llegamos primera hora del domingo 30 de Junio a la que será nuestra casa durante las dos semanas en Brasil. Tras aprovechar la mañana para descansar y recuperar la “resaca” del jetlag, por la tarde nos juntamos para dedicar un rato a repasar el planning de actividades y formación previsto; y resolver las dudas/preguntas que algunos de los voluntarios planteamos.

Tras la reunión, cena en grupo en el hotel y a descansar para comenzar con fuerzas el primero de los días…

Desde las 7 de la mañana se han empezado a ver caras conocidas por el buffet donde desayunamos (la mía ha sido la primera en llegar, por lo que he podido contrastar impresiones con los voluntarios que iban llegando). Sensaciones distintas (hasta nervios en algún caso por el día que se nos plantea), pero pensamientos encontrados: ilusión y ganas por iniciar la toma de contacto con los meninos.

Tras un par de charlas de introducción (presentación del programa con RRHH y Seguridad Corporativa) en una de las aulas de conferencias de Elektro, hemos tenido el placer de conocer a varios de los voluntarios de Elektro que ayudarán in situ durante el proyecto.

Al salir de Elektro, hemos dejado constancia del grupo que formamos el equipo de voluntarios de esta edición INVOLVE 2017, sacándonos una foto en la entrada de las instalaciones sus instalaciones en Campinas, y hemos caminado hasta el recinto en el que se impartirán las sesiones formativas.

Para nuestra sorpresa, el primer grupo de meninos ya estaba esperándonos en el patio. Tras una primera toma de contacto un tanto fría, hemos comenzado a realizar una serie de actividades con el objetivo principal de romper el hielo y comenzar a conocernos. Tras una hora de actividades y juegos de presentación, la relación con los meninos era muy distinta a la de la toma de contacto inicial. Después de tan sólo una hora juntos, hemos terminado hablando con todos en pequeños grupos e incluso hemos comenzado a hablar sobre nuestras vidas, inquietudes e intereses personales. Nos hemos despedido cariñosamente del primer grupo, advirtiéndoles de que descasaran lo suficiente como para encontrarse frescos y comenzar con ganas el primero de los días de formación.

(en tan sólo una hora la barrera lingüística ha dejado de ser un problema, y todos hablábamos un perfecto “portuñol”. Vaya dos semanas que nos esperan por delante…)

Posteriormente hemos comido en la terraza del comedor de Elektro (me quedo con sus magníficas instalaciones y con la juventud y energía de sus empleados), y hemos vuelto a repetir las actividades de presentación con el grupo de meninos de la tarde (niños del orfanato de Campinas). Se repetían las impresiones de la mañana: ha sido más que suficiente una hora para poder abrirnos y empezar a ganarnos su confianza y cariño.

Tras la vuelta al hotel, y dedicar 10’ a reflexionar sobre el día de hoy, saco tres principales conclusiones sobre el primer día con los meninos (ordenadas por orden de relevancia):

  1. No puedo estar más contento y convencido de haber tomado la decisión de formar parte del equipo de voluntarios de esta edición de INVOLVE
  2. Creo que la formación que impartamos y la experiencia de trabajar con nosotros va a ser muy positiva para los meninos (principalmente por la predisposición, actitud y energía de ambos grupos – voluntarios y alumnos) de forma que podrán lograr muchos de sus objetivos.
  • Los voluntarios tenemos dos semanas increíbles por delante para disfrutar, aprender y crecer.

Toca cenar y descansar para estar a la altura mañana: primer día de formación!!

 

PD: Para terminar, dos frases célebres para inspirar la reflexión de lectores y participantes de esta edición:

  • Todos tenemos sueños. Pero para convertirlos en realidad, se necesita una gran cantidad de determinación, dedicación, autodisciplina y esfuerzo.

Nosotros vivimos de lo que conseguimos, pero hacemos una vida de lo que damos

 

Eneko Holgado

Comments

Deja un comentario